Menú Cerrar

El sentido de pertenencia cada vez es menor 

Recuerdas cómo hace tiempo las familias se sentían orgullosas de tener determinado apellido, por ejemplo González, Rodríguez, Chávez. Ahora se ha ido desdibujando este sentido de pertenencia, incluso es fácil de observar ,en el mundo actual donde la globalización ha unificado todo, que ya todos comen lo mismo, visten de la misma manera, hablan igual, escuchan la misma música, etc. 

 

Para esto te recomiendo que empieces a fomentar los tiempos de familia. Tómate un día a la semana, por ejemplo los miércoles a las 8 de la noche, y hazlo el día de la familia. Así un miembro cada día puede elegir qué actividad hacer, por ejemplo, jugar basta, dominó, ver una película y reflexionarla, preparar juntos la cena, etc. 

Tómate un día a la semana y hazlo el día de a familia. Así un miembro cada día puede elegir qué actividad hacer. 

 

Esto los ayudará a alimentar los vínculos afectivos y abrir los canales de comunicación entre los miembros de la familia. 

 

¡Los valores se han perdido! Dicen por ahí, sin embargo, no es que se hayan perdido, más bien es la jerarquía de valores lo que ha cambiado. Ahora se pondera más el poder, el dinero, la rapidez y la inmediatez, sobre todas las demás cosas, dejando a un lado el valor de la paciencia, la vida, la honradez, el compromiso, entre otros.

 

Ya que prefiero ganar más dinero, no importa que no sea honrado pero seré reconocido, no importa que mate a alguien si por eso me pagarán un poco y con eso puedo comprar más droga para evadir mi realidad y adormecer aquello que quizá me duela de mi pasado.

 

El factor social juega un papel muy importante desde el machismo y la reafirmación de la hombría, que lleva a cometer actos de violencia donde en ciertos sectores es “bien visto” ser violento, ya que se es «muy hombre» o “valiente” y parte de ser reconocido como tal es precisamente siendo de esta manera. 

 

Por ejemplo, las personas que nacen dentro de los barrios donde mucha de su cultura es la droga, la prostitución, el robo y la delincuencia van aprendiendo a que eso es lo que hacen los grandes, eso es lo que genera admiración de los otros ya que en ocasiones este tipo de personas se convierten en el ejemplo de muchos jóvenes que tienden a imitar sus conductas.

Oliver Chávez

×

Powered by WhatsApp Chat

× WhatsApp